Actualidad del cine español

reportajes


Madrid, Chinchón y submarinos amarillos

Por Wim Wenders

22/09/2017 | Reportajes
Madrid, Chinchón y submarinos amarillos

Foto: ©Annie Wilk

Adoro San Sebastián, especialmente desde que fui presidente del jurado. ¡Será emocionante estrenar allí! Será la primera vez que Submergence se vea en Europa, así que me acompañará gran parte del equipo y los actores, como Alicia Vikander. No podría ser más feliz al acabar aquí esta aventura. Además tiene sentido, ya que grabamos buena parte de la cinta en España.



El rodaje fue impecable. Tuvimos un gran apoyo de los coproductores españoles y por parte del equipo. En el estudio de Madrid y en los exteriores de Chinchón filmamos con mucha paz y silencio, alejados de cualquier distracción, lo cual era fundamental para recrear las localizaciones africanas. Además tuve tiempo de pasear y disfrutar de Madrid. En Chinchón, casi cada noche, todos los del equipo nos juntábamos en la Plaza Mayor y era fantástico.

No es la primera vez que hago una coproducción con España. Ya en los setenta, rodé gran parte de mi segunda película, La letra escarlata, en España, con Elías Querejeta como coproductor; mientras nuestra compañía de producción participaba en Habla mudita. Con el tiempo he aprendido que la coproducción es una virtud, un sistema que permite un ecosistema fílmico vivo en Europa, con una libertad de expresión muy grande. Como director, uno siempre quiere rodearse del mejor talento. Y si ese talento proviene de distintos países europeos, es una oportunidad única.

Llegué a Submergence hace tres o cuatro años, cuando conocí a un joven productor australiano. Me dio la novela, y me dijo que estaba convencido de hacer una película sobre ella. Leí el libro, que me acojonó, y me di cuenta de que nunca había leído nada igual. La idea de cómo hacer una película sobre él se me escapaba, y lo tomé como una buena señal, porque no saber cómo hacer una cosa es una razón perfecta para intentarlo.

De la historia me atrajo esa experiencia detrás de un escritor que descubre por qué es importante para nosotros conocer lo que ocurre en el fondo del mar, cómo ese territorio puede ser la solución para el futuro del planeta. Me gustaron los dos personajes de la novela de Jonathan –a los que interpretan James McAvoy y Alicia Vikander–, que cobraron más vida si cabe en el guión. Descubrí algo muy contemporáneo en el amor que se tienen entre ellos, y en el hecho de que descubrieran que eran el amor de su vida mutuamente mientras se enfrentan en una lucha obcecada cada uno por una causa distinta.

 

 Foto: ©Annie Wilk

En Submergence también hay extremistas y yihadistas. Comprendí que si cuentas con ellos en tu relato, el único acercamiento posible era observarlos como personas, y tomarlos como gente que cree en algo. Y aunque esa creencia es algo que no puedo compartir, lo intenté. Creí que era interesante y necesario tomarlos en serio. Sé que no hay diálogo con ellos ahora mismo. El único diálogo es intentar eliminarlos de este planeta a base de bombas. Pero detrás debe de haber algo. Si alguien como nuestro personaje James entra en contacto con ellos y realmente les conoce, le gustaría entenderlos.

James McAvoy es uno de los grandes actores de su generación y lo ha demostrado en muchas películas. El ultimo rey de Escocia se convirtió en un de mis filmes favoritos en cuanto salió. Sabía que tenía algo, ha interpretado muchísimos tipos de personajes, incluyendo superhéroes y hombres de acción. Ha cubierto un amplio rango de interpretaciones, y dentro de él hay algo que le permite entregar una cosa muy personal y cercana a su corazón.

Alicia Vikander tuvo que recorrer un largo camino para convertirse en esta biomatemática de la película. Hizo mucha investigación por su cuenta para interpretar a una científica, una profesora e investigadora muy joven. Solo tiene 28 años. Pero algunas de los personas más inteligentes y extraordinarias que he conocido en mi vida eran demasiado jóvenes para lo que estaban haciendo. Así que sentí que Alicia era perfecta para este personaje delicado, extremadamente brillante y motivado, y que iría hasta el final con su misión de explorar el fondo oceánico. Así que he tenido a los intérpretes que quería para esta película.

Para esta aventura en el fondo del mar, encontramos el único socio posible en Europa, el Instituto Ifremer francés, con su barco Atalante y su submarino Nautilus. No había alternativa, son los únicos que hacen el trabajo que se describe en el filme. El Atalante, además, resultó ser un barco precioso. Fuimos a navegar con él; el Nautilus tuvo que ser recreado en el estudio. El Nautilus real es un submarino amarillo, qué otra posibilidad cabía. De hecho, lo crean o no, ¡se parece mucho al submarino amarillo de la portada de los Beatles!



contáctanos

C/ Zurbano, 3
28010 MADRID
Tel.: (+34) 915 934 333
Fax: 915 931 492
academia@academiadecine.com

Paseo de Colón, 6
08002 BARCELONA
Tel.: (+34) 933 196 010
Fax: 933 191 966
claraagusti@academiadecine.com

Prensa
Tel. : (+34) 915934333
Ext. 1
prensa@academiadecine.com.

Aviso legal · Política de privacidad · Política de cookies

Ademia de las Artes y las Ciencias del Cine español